Blog, Desarrollo Personal Luis Dorrego - 11/09/2017

PARA QUÉ HACER UN CURSO DE DESARROLLO PERSONAL

0

¿Un curso de Desarrollo Personal?

Quizá se te haya pasado por la cabeza este verano apuntarte a un curso o taller de  Crecimiento Personal y tal vez te hayan surgido dudas de su utilidad o eficacia. Y te hayas preguntado, de qué tema, con quién, si será fiable, o será sectario, o si me sentiré ridículo delante los demás… Es natural que te hagas esas preguntas si no estás familiarizado con el tema. Pero, realmente, estás decidido a dejar de amargarte la vida y dar un paso hacia delante a tu felicidad.

O quizá no sabes qué motivos hay como para comenzar este tipo de trabajo de autoconocimiento.

Desde aquí te brindo unos pequeños tips para que te sirvan de guía.

Motivos para hacer un curso de desarrollo personal

Este tipo de talleres buscan la felicidad en las personas de formas diferentes y con una variedad grande de recursos, por eso es importante saber qué quieres y que cosas te gustan. No es igual hacer yoga que inteligencia emocional y si que hay un público para casa cosa.

Otro tema es hasta donde te metes, es decir, que nivel de profundidad tiene cada uno de ellos. Y no sería aconsejable comenzar por algo de un nivel terapéutico profundo, tipo Constelaciones Familiares, a no ser que sientas que estás preparado para ello.

Los objetivos están claros, conseguir conocerte aún más y gracias a esto, llegar a vivir de una forma más intensa, tranquila y feliz.

Por eso, si vives alguna de estas situaciones, es un buen momento.

¿Qué motivos tienes para desarrollarte personalmente?

  • Me he dado cuenta de que mi vida no la dirijo yo, sino mi mente o mis emociones.
  • Quiero cambiar que las circunstancias me afecten tanto como para bloquearme.
  • Cifro mi vida en lo que tengo y en lo que hago y no en quién soy yo.
  • No me gusta depender de los acontecimientos externos.
  • No sé quién soy o cuales son mis creencias y valores.
  • Tengo problemas de autoestima o no tengo confianza en mi mismo.
  • Quiero conocer otras habilidades mías o desarrollar mis cualidades ocultas.
  • Quiero superar nuevos retos o desafíos.
  • Dependo mucho de los demás.
  • Quiero ser más consciente de quién soy.
  • Necesito calma, tranquilidad.
  • Me he dado cuenta de que vivo en el enfado, en la ansiedad o en el estrés la mayor parte del día.
  • Me sujeto al miedo y a la vergüenza y no avanzo en mi vida.
  • Tengo miedo de hablar en público.
  • No consigo relacionarme con los demás como me gustaría.
  • Mis pensamientos son demasiadas veces negativos.
  • Me paso el día criticando a los demás, viendo sus defectos sin ver los mios.
  • No reconozco lo que me dicen los demás como mis defectos o debilidades.
  • No atiendo a las señales que mi cuerpo me envía.
  • Vivo insatisfecho, en la incomodidad y quiero salir de mi “zona de confort”.
  • Me identifico con mis pensamientos.
  • No sé decir “no”.
  • Tengo conflictos con personas cercanas.
  • No siento empatía por los demás.
  • No se reconocer mis emociones y qué hacer con ellas.

¿Has contestado afirmativamente a alguna (o muchas) de estas afirmaciones?

Entonces eres un candidato ideal para alguno de los cursos que se ofrecen por doquier. Es más, sería raro que no te sintieras identificado con alguna de ellas.

Te recomiendo que entres en este post para evaluarte.

Lo que quiero decir es que todos somos personas en crecimiento, que necesitamos desarrollarnos y evolucionar continuamente.

Por ello, hoy en día, con más dedicación aún debido a la incertidumbre que nos rodea, necesitamos un curso de este tipo.

Un curso, un taller, o un proceso largo y continuado, va a depender de cómo asimiles la experiencia y de tus objetivos. Por ejemplo, Si lo que buscas es más felicidad en tu vida puedes comenzar por los de autoestima, autoconfianza… Si lo que quieres es modular tus emociones y ser más asertivo, podrías probar con Inteligencia Emocional.

Y, ahora, ¿cuál curso elegir?

Para que te sirva de guia y dependiendo de cómo seas y de tus gustos, me gusta dividirlo entre los talleres que son más corporales o mentales, aunque esta separación sea muy artificial y subjetiva, claro.

Entre lo que yo llamo “corporales”, están: el yoga, danza (hay diferentes tipos, Biodanza, danza creativa, danza Primal…). También el Tai-Chi, el Chi-Kun. También se imparten cursos de  EMDR o EFT Tapping, aunque estos sean de tipo terapéutico también son interesantes.

Para la parte más “mental” tenemos: Inteligencia Emocional, Coaching, Psicología o Pensamiento Positivo, Comunicación No Violenta, la Ley de la Atracción, Programación Neurolinguistica (PNL), Eneagrama, Mindfulness, Grafología, Análisis Transaccional, y muchos más. Y no  es que estos no hablen o usen el cuerpo, lo que sucede es que su forma de encararlo es desde la mente en un primer lugar.

Finalmente en un lugar dode está más mezclado esto se encuentran la Meditación dinámica, el Teatro, la Risoterapia, entre otros. Y, por supuesto, el taller que imparto de Seducción Autoconfianza, autoestima, pensamiento positivo e intuición o el de Psicoescena .

Asimismo existen muchos lugares donde dan clases gratuitas de prueba para poderte acercar y probar.

Y recuerda que el crecimiento personal no tiene fin, es perenne a lo largo de toda nuestra vida, lo puedes aprender a través de los golpes y equivocaciones o desarrollar más consciencia y aprender de ellos para ser mejor y más amplia persona.

Suscríbete a la Newsletter

Recibe GRATIS la introducción de mi último libro: "Descubre tu Poder de Seducción". Contenido 100% exclusivo para suscriptores.

You have Successfully Subscribed!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Suscríbete a la Newsletter

Recibe GRATIS la introducción de mi último libro: "Descubre tu Poder de Seducción". Contenido 100% exclusivo para suscriptores.

You have Successfully Subscribed!

Powered byRapidology