Blog, Coaching y Formación Luis Dorrego - 05/05/2014

Descubriendo el Poder del Cuerpo.

0

Descubriendo el Poder del Cuerpo en el Coaching.

Cuando pregunto a los clientes y participantes que qué sienten en ese momento, pocos puede expresar realmente cómo se sienten… Y no dejo de admirarme… “Es que para ti es fácil…”, me responden. Y les vuelvo a preguntar “¿qué sientes?”  y obtengo un “no sé” por respuesta.

Cuando pregunto a los participantes en los grupos por su estado de ánimo en ese momento sus respuestas suelen ser del tipo: “Expectación, curiosidad, cansancio, hambre, bien, regular, mal…”

Y les explico que, emocionalmente, eso no es válido, con la consiguiente irritación por parte de algunos. Por ello creo que nos falta un lenguaje emocional, no tenemos las palabras para expresar lo que sentimos, ¡lo hemos racionalizado tanto…!

Quizá esto último sea una exageración por mi parte, sin embargo me sucede cada día.

“Para ti es fácil decirlo, llevas toda la vida en ello…”. Es posible, me digo, y se que se están refiriendo al teatro que estudié y practiqué durante treinta años.

Y reconozco que es cierto, pero no del todo. Si sumo ese tiempo al estudio de estos últimos años donde me he formado en diversas y diferentes materias que son el objeto de mi profesión actual, podría decir que con mis emociones ahora puedo  canalizarlas, gestionarlas, en mi y en los demás, y no solo reconocerlas y nombrarlas, que sería más de la parte teatral.

Y que como profesional del teatro, todo ello reside en mi cuerpo, en mis posturas, en mi organicidad, en mi neurología.

El poder del Cuerpo

El poder del cuerpo.

Con el tiempo he ido descubriendo que, al comunicarnos, existen tres niveles en cuanto manifestamos emociones:

Nivel 1: “Pienso que siento”. No estoy conectado con ellas.

Nivel 2: “Siento que siento”. Estoy conectado pero no se qué hacer con ellas.

Nivel 3: “Me comunico con lo que siento”. Y lo gestiono, lo proyecto o no, y/o lo canalizo.

La mayor parte de mis clientes se encuentran el el nivel 1.

Hay que hacer un esfuerzo agrande para que lleguen al nivel 2. Y sobre todo que puedan reconocerlo a través de su cuerpo.

Porque todo esto se siente en el cuerpo. El cuerpo es el principio…y es lo primero.

La emoción no la puede callar el cuerpo, ni el pensamiento. Ninguno de los tres  aspectos del Ser (Mente, Cuerpo y Emoción) pueden existir sin los otros dos.

Estas tres dimensiones se influyen mutuamente. Y como se sabe en coaching, esto abre la posibilidad de utilizar cualquiera de ellos para modificar a los otros dos.

Podemos modificar un estado de ánimo, por ejemplo, invitando al coachee a modificar su corporalidad, así como podríamos enriquecer sus sentimientos más enriquecedores cuando acepte y sustituya sus creencias limitantes.

Y parece que lo obviamos ante tanta influencia racional, y entre la competencias clave del coaching, a mi parecer, se da una relativa importancia a la parte corporal, a lo que el cuerpo comunica y a la valiosa herramienta que es.

En el cuerpo quedan impresas todas las vivencias que tenemos desde que nacemos. Con el tiempo se van acumulando en él frustraciones, obligaciones, tensiones…, que hacen que se ponga rígido y pierda la elasticidad con la que nacimos. Todo ello se manifiesta de las formas mas impredecibles en cada sesión.

Y el cuerpo, nuestra corporalidad, no existe únicamente a través de lo que estudia la  la CNV, o la Sinergología, sino que es también algo más que eso. Es nuestra respiración, nuestra quietud, nuestra paz. Es conseguir una mente libre de juicios, abierta a uno mismo y al otro.

La imaginación y la creatividad es un logro de un cuerpo abierto, de una corporalidad en expansión hacia el interior y el exterior. Es conseguir que nuestros clientes puedan bailar sus emociones y que les sirva para conseguir sus objetivos.

Y si yo como coach no se cómo me siento, ni como prepararme orgánicamente ante las sesiones, cómo voy a saber cómo se siente el cliente. Si yo no lo puedo percibir en mi cuerpo, interpreto lo que sucede en el cuerpo del otro, pero no soy participe de un real acompañamiento.

El amor se siente en el cuerpo, por muchas vueltas mentales que le demos.

0 respuestas a “Descubriendo el Poder del Cuerpo.”

  1. MARIA JOSE AUGUSTO dice:

    Siento que siento….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir