“Creo en un mundo donde el amor conduce a la libertad”

Luis Dorrego

Manifesto

“Creo en la transformación de los seres humanos.”
"Creo en que podemos y debemos progresar como individuos y como sociedades libres."
"Creo en la transformación de la persona cómo motor de la transformación de la sociedad, de la educación, de las empresas, del mundo."
"Creo en la conexión con los demás como forma de aprendizaje."
"Creo en contribuir con mi vida a mejorar la vida de los demás y así crear una sociedad más amorosa."
"Creo que el amor es la mejor forma de conseguirlo y que el mundo será amoroso o no será."
"Creo en un mundo donde el amor conduce a la libertad."
¿Te animas a entrar?

¿Quién soy?

Desde joven deseé que la libertad me acompañara en mi camino y, ahora que me siento libre, veo a todos los que he acompañado para conseguir sus sueños, desde los terrenos de la enseñanza, el desarrollo personal y la terapia.

Durante ese largo recorrido conseguí mi propia libertad mirándome muy adentro y hoy puedo decir que todas y cada una de las experiencias de mi vida me han conducido a ser más y más libre. Y fue gracias al amor que lo he ido consiguiendo, desde el de mis padres hasta el del que he puesto en mis relaciones y mi trabajo.

Desde aquí quiero mostrarte qué vías me ayudaron para ir alcanzando la libertad interior y exterior.

Escenarios

Desde los catorce años llevo subido a los escenarios. Las primeras veces fue para presentar las películas que programa en el cine-club de mi instituto. Un año más tarde para comenzar a interpretar personajes de teatro. No fueron muchos y si muy enriquecedores, algunos en el mundo de la tragedia y la farsa griegas o con autores vanguardistas del siglo XX.

Hasta di vida a Hamlet…, en la obra La hija de Hamlet, de José Luis Alegre Cudós. Mis ganas de estar arriba del tablado me llevaros a poder actuar incluso en el servicio militar ya que el coronel del cuartel donde pasé un año había escrito una pequeña pieza que se representó ante otros militares.

También hice doblaje y radio. Durante ese tiempo también me subí a los escenarios de varios bares de música para pinchar discos, como el del Pentagrama, en Madrid.

A los veinticinco comencé a dirigir teatro y a dar clases, otro escenario. Mi primera producción y dirección teatral fue un éxito…, para los cuarenta que la vieron, y un rotundo fracaso económico. Afortunadamente, las últimas se estrenaron en Nueva York, cosechando éxito y premios.

He dirigido una zarzuela, un auto sacramental y varios entremeses de Calderón de la Barca. También a Lorca, Valle-Inclán, José Zorrilla, Cervantes, Arrabal, Joe Orton, Agatha Christie, e incluso algunas obras propias.

El escenario de la clase fue variado comencé dando clases de teatro en Colegios Mayores para pasar a la Universidad de Nueva York en España con veintisiete años como profesor. Luego vinieron la Universidad Complutense, la de Alcalá de Henares (donde soy profesor honorario), Syracuse University, George Washington University, Universidad de Delaware o el Centro Español del Instituto Internacional del Teatro (UNESCO).

Desarrollando las técnicas de teatro aplicadas a la enseñanza del español como segunda lengua, me subí a muchos escenarios españoles y de medio mundo gracias al Instituto Cervantes, la Fundación Ortega y Gasset o la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Hoy sigo en el escenario de la formación con una consultora de la que soy director y socio fundador (Expresion Entrenamiento Integral) y gracias a instituciones como la Fundación Rafael del Pino.

Leer mas...
“A los veinticinco comencé a dirigir teatro y a dar clases...”

Descubre nuestros cursos

Subir